¿El cambio climático hará que el arroz sea menos nutritivo?

Cultivador de arroz en Longsheng, China. Imagen vía kevincure / Flickr.

Por Kristie Ebi, Universidad de Washington.

El arroz es la principal fuente de alimentos para más de tres mil millones de personas en todo el mundo. Muchos no pueden permitirse una dieta diversa y nutritiva que incluya proteínas completas, granos, frutas y verduras. Dependen en gran medida de cultivos de cereales más asequibles, incluido el arroz, para la mayoría de sus calorías.

Mi investigación se centra en los riesgos para la salud asociados con la variabilidad y el cambio climático. En un estudio publicado recientemente, trabajé con científicos de China, Japón, Australia y Estados Unidos para evaluar cómo las crecientes concentraciones de dióxido de carbono que están alimentando el cambio climático podrían alterar el valor nutricional del arroz. Realizamos estudios de campo en Asia para múltiples líneas de arroz genéticamente diversas, analizando cómo las crecientes concentraciones de dióxido de carbono en la atmósfera alteraron los niveles de proteínas, micronutrientes y vitaminas B.

Nuestros datos mostraron por primera vez que el arroz cultivado a las concentraciones de dióxido de carbono atmosférico que los científicos esperan que el mundo alcance en 2100 tiene niveles más bajos de cuatro vitaminas B clave. Estos hallazgos también respaldan la investigación de otros estudios de campo que muestran que el arroz cultivado en tales condiciones contiene menos proteínas, hierro y zinc, que son importantes en el desarrollo fetal y en la primera infancia. Estos cambios podrían tener un impacto desproporcionado en la salud materna e infantil en los países más pobres que dependen del arroz, incluidos Bangladesh y Camboya.

Muchas de las regiones más pobres de Asia dependen del arroz como alimento básico. Imagen vía IRRI.

Dióxido de carbono y crecimiento de las plantas.

Las plantas obtienen el carbono que necesitan para crecer principalmente del dióxido de carbono en la atmósfera y extraen otros nutrientes necesarios del suelo. Las actividades humanas, principalmente la combustión de combustibles fósiles y la deforestación, elevaron las concentraciones de CO2 atmosférico de alrededor de 280 partes por millón durante los tiempos preindustriales a 410 partes por millón en la actualidad. Si las tasas de emisión globales continúan en su camino actual, las concentraciones atmosféricas de CO2 podrían alcanzar más de 1, 200 partes por millón para 2100 (incluidas las emisiones de metano y otras emisiones de gases de efecto invernadero).

Generalmente se reconoce que las concentraciones más altas de CO2 estimulan la fotosíntesis y el crecimiento de las plantas. Este efecto podría hacer que los cultivos de cereales que siguen siendo las fuentes de alimentos más importantes del mundo, como el arroz, el trigo y el maíz, sean más productivos, aunque investigaciones recientes sugieren que predecir los impactos en el crecimiento de las plantas es complejo.

Las concentraciones de minerales críticos para la salud humana, particularmente hierro y zinc, no cambian al unísono con las concentraciones de CO2. La comprensión actual de la fisiología de las plantas sugiere que los principales cultivos de cereales, particularmente el arroz y el trigo, responden a mayores concentraciones de CO2 sintetizando más carbohidratos (almidones y azúcares) y menos proteínas, y reduciendo la cantidad de minerales en sus granos.

Después de disminuir constantemente durante más de una década, el hambre global parece estar en aumento, afectando al 11 por ciento de la población mundial. Imagen vía FAO.

La importancia de los micronutrientes.

A nivel mundial, aproximadamente 815 millones de personas en todo el mundo padecen inseguridad alimentaria, lo que significa que no tienen acceso confiable a cantidades suficientes de alimentos seguros, nutritivos y asequibles. Incluso más personas aproximadamente 2 mil millones tienen deficiencias de micronutrientes importantes como el hierro, el yodo y el zinc.

La insuficiencia de hierro en la dieta puede provocar anemia por deficiencia de hierro, una condición en la cual hay muy pocos glóbulos rojos en el cuerpo para transportar oxígeno. Este es el tipo más común de anemia. Puede causar fatiga, dificultad para respirar o dolor en el pecho, y puede provocar complicaciones graves, como insuficiencia cardíaca y retrasos en el desarrollo en los niños.

Las deficiencias de zinc se caracterizan por la pérdida de apetito y la disminución del sentido del olfato, la cicatrización de las heridas y la función inmune debilitada. El zinc también apoya el crecimiento y el desarrollo, por lo que una ingesta dietética suficiente es importante para las mujeres embarazadas y los niños en crecimiento.

Las concentraciones más altas de carbono en las plantas reducen las cantidades de nitrógeno en el tejido vegetal, lo cual es crítico para la formación de vitaminas B. Se requieren diferentes vitaminas B para las funciones clave del cuerpo, como regular el sistema nervioso, convertir los alimentos en energía y combatir las infecciones. El folato, una vitamina B, reduce el riesgo de defectos congénitos cuando es consumido por mujeres embarazadas.

La anemia afecta a 1/3 de las mujeres en edad reproductiva a nivel mundial o alrededor de 613 millones de mujeres. Imagen vía FAO.

Pérdidas nutricionales significativas

Llevamos a cabo nuestros estudios de campo en China y Japón, donde cultivamos diferentes cepas de arroz al aire libre. Para simular concentraciones de CO2 atmosférico más altas, utilizamos el enriquecimiento de CO2 en aire libre, que inyecta CO2 sobre los campos para mantener las concentraciones que se esperan más adelante en el siglo. Los campos de control experimentan condiciones similares, excepto por las mayores concentraciones de CO2.

En promedio, el arroz que cultivamos en el aire con concentraciones elevadas de CO2 contenía un 17 por ciento menos de vitamina B1 (tiamina) que el arroz cultivado bajo las concentraciones actuales de CO2; 17 por ciento menos de vitamina B2 (riboflavina); 13 por ciento menos de vitamina B5 (ácido pantoténico); y 30 por ciento menos de vitamina B9 (folato). Nuestro estudio es el primero en identificar que las concentraciones de vitaminas B en el arroz se reducen con un mayor CO2.

También encontramos reducciones promedio de 10 por ciento en proteínas, 8 por ciento en hierro y 5 por ciento en zinc. No encontramos cambios en los niveles de vitamina B6 o calcio. El único aumento que encontramos fue en los niveles de vitamina E para la mayoría de las cepas.

El arroz dentro del octágono en este campo es parte de un experimento diseñado para cultivar arroz en diferentes condiciones atmosféricas. El arroz cultivado bajo concentraciones de dióxido de carbono de 568 a 590 partes por millón es menos nutritivo, con menores cantidades de proteínas, vitaminas y minerales. Imagen vía Dr. Toshihiro Hasegawa, Organización Nacional de Investigación Agrícola y Alimentaria de Japón.

Empeoramiento de las deficiencias de micronutrientes

En la actualidad, alrededor de 600 millones de personas, principalmente en el sudeste asiático, obtienen más de la mitad de sus calorías y proteínas diarias directamente del arroz. Si no se hace nada, los descensos que encontramos probablemente empeorarían la carga general de la desnutrición. También podrían afectar el desarrollo de la primera infancia a través de impactos que incluyen efectos empeorados de la enfermedad diarreica y la malaria.

Los riesgos potenciales para la salud asociados con los déficits nutricionales inducidos por el CO2 están directamente relacionados con el producto interno bruto general más bajo per cápita. Esto sugiere que tales cambios tendrían graves consecuencias potenciales para los países que ya luchan contra la pobreza y la desnutrición. Pocas personas asociarían la combustión de combustibles fósiles y la deforestación con el contenido nutricional del arroz, pero nuestra investigación muestra claramente una forma en que la emisión de combustibles fósiles podría empeorar los desafíos mundiales del hambre.

¿Cómo podría afectar el cambio climático a otras plantas clave?

Desafortunadamente, hoy en día no existe una entidad a nivel federal, estatal o comercial que brinde financiamiento a largo plazo para evaluar cómo el aumento de los niveles de CO2 podría afectar la química de las plantas y la calidad nutricional. Pero los cambios inducidos por el CO2 tienen implicaciones significativas, que van desde plantas medicinales hasta nutrición, seguridad alimentaria y alergias alimentarias. Dados los posibles impactos, que ya pueden estar ocurriendo, existe una necesidad clara y urgente de invertir en esta investigación.

También es crítico identificar opciones para evitar o disminuir estos riesgos, desde el fitomejoramiento tradicional hasta la modificación genética y los suplementos. Las crecientes concentraciones de CO2 están impulsando el cambio climático. Queda por determinar qué papel desempeñarán estas emisiones para alterar todos los aspectos de la biología vegetal, incluida la calidad nutricional de los cultivos que utilizamos para alimentos, piensos, fibra y combustible.

Kristie Ebi, profesora de Salud Global y Ciencias de Salud Ambiental y Ocupacional, Universidad de Washington

Este artículo fue publicado originalmente en The Conversation . Lee el artículo original.

En pocas palabras: el cambio climático podría hacer que el arroz sea menos nutritivo, poniendo en riesgo a millones de pobres del mundo.

¡Ayuda a EarthSky a seguir adelante! Dona lo que puedas a nuestra campaña anual de financiación colectiva.